May 22, 2008

Cómo quitar el pop corn del techo

No van a creer lo bajo que he caído. Bueno, sí lo creerán. Hoy cumplo un mes de ir sin falta (o casi) al gimnasio, concretamente a la clase de Pilates. Me inscribí en el horario de las 07:30 a las 8:30 de la mañana. Considerando que no tengo nada que hacer el resto del día, ya me dirán como me va con el masoquismo. La hora de Pilates es un infierno y cada ejercicio es peor que el otro o como dice una de las compañeras de clase: "Me tiemblan hasta las pestañas". Lo he pasado como he podido, con parches de Voltaren en lugares insospechados, pastillas de naproxeno sódico, muchas vitaminas y mucha agua. El resto del día lo dedico a leer, ver películas, cocinar, escuchar música y pensar (horror! no hace nada productivo!). Sòlo hay unas pocas reglas: Llamar a mi mamá una vez al día, no faltar a la clase de pilates y comer bien. Lo mejor posible. En realidad no he hecho grandes progresos, pero me siento un poco mejor. Un poco solamente. Hoy me dirigía a una tienda de pisos y a medio camino comencé a llorar incontrolablemente. Primero los dos lagrimones y luego el llanto convulsivo y en silencio, mientras atravesaba el Luis Encinas. No, todavía no estoy bien. Aunque esto es típico de mí. La lloradera. En fin. Lo que les decía que no me van a creer es que hoy voy a ir a la lucha libre. Es en serio, ya tengo mis boletos VIP y todo. Me los compró mi novio y me pidió que yo los guardara. Yo jamás hubiera pagado 600 pesos por ir a la lucha libre, pero él me los compró sin pensarlo. Supongo que no quiere verme triste. Yo sólo he dicho que me gusta el Místico. Y sí me gusta. Digo, lo poco que he visto. Es tan folklóricamente acrobático. Tan kitsch. Tan Santo y Blue Demon. Un amigo dice que es una copia del Rey Misterio. Yo que sé. Sólo sé que hoy a las 7:30 pm voy a estar sentada en segunda fila (ya no habia boletos para la primera) en el expo forum hipnotizada ante un cuadrilatero y un montón de tipos con máscaras y disfraces exóticos haciendo piruetas y probablemente bebiendome un vaso de cerveza. No voy a preguntarme qué estoy haciendo allí. Será mi primer experiencia con la lucha libre aparte de un que otro zapping en la TV, o las estampitas que vendían en la cooperativa cuando estaba en la Club de Leones. Supongo que, ante el trauma, todo se vale. Un excompañero del periòdico y ganador del premio nacional del periodismo, cuando dejo de trabajar, se lanzó al ring. ¿O qué, no han escuchado del famoso Dazaev?? :)

2 comments:

Kaju Neitherman said...

saludos

ojala que disfrute el drama y la teatralidad de la lucha libre mexicana (a mi me tocò una vez que estaban peleando, sepa quien y sepa quien por que le habian puesto el cuerno con su mujer y empezaron a hecharse marometas, despues uno le cortò el pelo al otro y se quedò con la mujer... algo muy chistoso realmente)

Pd.apocalyptica tambien tocò en el concierto jajajajajaja... y pos la comida sigue en pie. solo falta que ustè le ponga fecha y hora. la disposicion es toda nuestra, como buenos estufiambres de la uni.. ;) (claro despues de las 9... jajajajaja)

Talya said...

Maldita sea! En serio? Well. My bad. Otra vez será.

La lucha libre, bien. Muy libre. Muy gay. Muy sui géneris. Muy enano enmascarado aplicando llaves. No creo que lo que vimos ayer le haga honor a lo que yo pensaba que era la lucha libre mexicana (yo siempre tan idealista) pero bueno. El clima estaba genial. Y hay algo -no se que es- que simplemente no se puede comparar a estar ahi entre docenas de tipos gritando a coro con una máscara de atlantis, corriendo a las bailarinas de la corona y pidiendo a gritos Lucha! Lucha! Lucha! No se...

Tsss Despues de las 9... Con tal que la regresada sea antes de las 12, como Cenicienta.Ustedes digan porque yo nunca me voy a poner de acuerdo con mis otras yo.