September 22, 2005

(llegadas arriveés arrivals)

Esta cosa cumple hoy un año. Es curioso pero apenas hoy me doy cuenta que inició justo con el otoño. Mi estación favorita. He hecho muchas trampas, se supone que serviría como desahogo emocional pero terminó convirtiendose en el basurero mental de un derrumbe emocional. No importa. En la basura, entre los escombros, pueden encontrarse todavía cosas muy interesantes. Pueden rescatarse tristezas, pueden salir, de debajo de donde uno jamás se imaginara, alegrías. Hasta, de vez en cuando y como que no quiere la cosa, una que otra risa de verdad. Casi carcajada (ese orgasmo cósmico) Llueve sobre los escombros y puede ser poético. Lmpiar, retirar, remover. Construir. Deshechar los planos anteriores (resultaron inútiles). La lluvia disuelve el polvo levantado por la caída de los muros, de los techos, de las concesiones ideológicas, de todo aquello en lo que creí o quise creer. La nube de polvo se disipa y creo ver el horizonte. Y vuelvo a ver aquí. A mis pies. Ante mis ojos. Una por una. Muchas piedras que quitar...

Ya era hora.

:*)

3 comments:

Mike said...

Felicidades.

Me encanta leerte, cada vez que puedo. Siempre tienes algo interesante que contar...

Adoro el Otoño, tambien.

P.S. Mi Blog nacio en el verano.

kaju said...

hace un año justo despues del aniversario del terremoto otro desastre se venia fraguando.. no te creas... eres genial

;)

Talya said...

Tenía que ser el otoño, la más melancólica de las estaciones.